19 de febrero de 2012

Puedo ser absurda, inconsciente, fatídica. Puedo olvidar lo políticamente correcto con un cruce de miradas. Ser una cínica, una idiota, una mentirosa. Puedo volver a caer en las mismas zanjas de siempre, sentir lo que nunca quise sentir. Puedo creer en Dios, en Alá o en Superman. Puedo ser auténtica, humilde, cabezona. Puedo ser tímida o estar totalmente loca. Puedo saltar, correr, bailar o pasarme un día entero en el sofá. Puedo emocionarme o no sentir nada. Puedo ser inteligente o ingenua. Puedo creer en ti, pero se me da mejor creer en mí. Puedo esquivar los baches o darme de bruces contra ellos. Puedo ser impulsiva, un terremoto o de la que nadie habla. Un abismo o una carretera asfaltada. Puedo callarme o soltarlo todo volviendo a ser políticamente incorrecta. Puedo saltar con una canción o llorar con mil. Puedo ser romántica o parecer ridícula. Puedo enamorarme los viernes y desenamorarme los lunes. De Beatles o de Stones. Qué más da, soy igual de indecisa que siempre.

3 comentarios:

  1. yo tambien puedo y suelo hacer bastantes de esas cosas :)

    un beso! :)

    ResponderEliminar
  2. y sabes lo mejor de todo? que nunca nunca nunca habrá nadie como tú :)

    ResponderEliminar